Asomada al balcón... (Son-etho I)



I

ASOMADA AL BALCÓN...

… Compongo para construir emblemas,
disculpo entre flores y yerba hostiles,
aclaro garganta de aires febriles
que incendiaron traicionando problemas.

Me ubico sobre vuestros rostros, flemas,
en la octava lejanía de abriles
de un tiempo, retomando los perfiles
de las vidas y la existencia extremas.

Desposeo de mis codos esquivos
a la ardua tarea, verbo quebrando,
de las mareas y los cauces vivos

que me sostienen terca ¿Para cuándo
el descanso anhelado que desvivo
de estos ojos, no más ojos hablando?

* * *

2 comentarios:

  1. Asomadas al balcón, a la ventana, o sentaditas en una silla en la puerta de la casa, cogiendo el fresco de la tarde, el caso es no perderse la vida que transcurre ante nosotros.
    Un abrazo grande y muchas felicidades por tu hermoso poemarío,que disfrutes el bautizo de la criatura en Madrid.

    ResponderEliminar
  2. Bien, no está mal, je, je, je… Tu lírica es tan tangible y matérica que cualquier cosa que hagas impresiona. A mí al menos. En cuanto a ritmos, pues decirte con sinceridad que me he perdido, digamos que el soneto no me ha llevado, lo cual es muy contemporáneo, claro, y por tanto nada reprochable. Somos hijos de nuestro tiempo. Yo busco un orden en ese desorden veloz de la era que vivimos y tú tal vez seas un reflejo de la verdad de ese mismo tiempo que nos toca vivir. No sé. Un saludo!

    ResponderEliminar